Enter your keyword

PRIMEROS AUXILIOS PSICOLOGICOS

PRIMEROS AUXILIOS PSICOLOGICOS

Hace un par de semanas las noticias nos sorprendían con los ataques masivos en Sri Lanka. Multitud de muertos y heridos anunciaban los periódicos, entre ellos varios extranjeros e inclusive los hijos del multimillonario danés dueño de la marca de moda ASOS que pasaba unas vacaciones en el país.

Los acontecimientos traumáticos suelen estar asociados a catástrofes o momentos de extrema emergencia. No podemos negar que vivir un acontecimiento como el de un atentado o una catástrofe natural deja una marca vivencial inevitable. De hecho, tras lo acontecido muchas preguntas aparecen sin respuesta ¿por qué decidí estar ahí? ¿podría haber hecho algo para evitarlo?; es inevitable que la culpa aparezca en forma de preguntas en el horizonte.

Muchas situaciones pueden convertirse en traumáticas para un sujeto; porque depende de la intensidad de como se lo vive,  y por tanto pueden ser mas frecuentes de lo que pensamos . Un hecho traumático puede ser la muerte repentina de un familiar querido o un duro accidente de tráfico por ejemplo. Entonces la pregunta en cuestión sería que hecho se convierte traumático para cada individuo, porque no es igual para todos, inclusive en situaciones límites.

Cuando se producen catástrofes o emergencias de gran calibre, aparte de los daños físicos que pueden darse, también aparecen los daños psicológicos. En casos extremos hay una figura que queda un poco tapada por el bullicio de la urgencia. Es la figura de los psicólogos de primeros auxilios. Este profesional suele aparecer en el lugar de la catástrofe dando servicio las primeras 72h tras lo ocurrido, es interesante pensar en está figura y preguntarse que es lo que hace en estos primeros momentos donde todavía cunde el pánico. Es muy difícil especificar o definir cual es la tarea del psicólogo en estos casos, ya que cuando se habla de un dispositivo de emergencia a no ser que haya pasado un hecho significativo no sabemos muy bien a que emergencia nos referimos. Cada persona tendrá una emergencia particular y deberá ser atendida caso por caso, porque el trauma como mencionaba antes, no es igual para todos.

Destacaría tres cuestiones fundamentales en el primer recepcionamiento de un psicólogo de emergencia con el usuario que va atender: el encuentro informativo, el acogimiento y por último el establecimiento de un vínculo terapéutico con el fin de crear una relación donde sea posible intervenir de manera más clínica una vez pasada la emergencia. Estos tres fundamentos no son independientes los unos de los otros, pero los trataré por separado.

El encuentro informativo. ¿Por qué hablo de este fenómeno como algo fundamental? Es esencial en caso de extrema urgencia presentar una información constante de todo aquello que está ocurriendo. El afectado tiene todo el derecho a conocer todo lo concerniente a su situación. Este primer encuentro, permite establecer un primer contacto con lo familiar de cada persona.  Establecer una comunicación fundamental donde responder a dudas y preguntas, permite acallar ciertos temores y por tanto rebajar los niveles de ansiedad. También  es importante resolver las preguntas relacionadas con quien somos y qué hacemos allí, somos una figura más en el caos que está viviendo la persona por lo que es necesario informar de cual es nuestra función.

El acogimiento. Es necesario establecer un cierto acogimiento en un momento caótico, por lo que en primer lugar será importante establecer un espacio donde la persona pueda sentirse segura. La figura del psicólogo de primeros auxilios tendrá que evaluar lo ocurrido y en que estado se encuentra la persona Es importante conectar al afectado con su red de apoyo (amigos, familiares o por ejemplo grupo religioso). Potenciar los recursos individuales y existenciales de cada persona con el fin de que cada cual pueda sentirse acogido en estos momentos será de extrema necesidad. Es importante recalcar que la función del psicólogo de primeros auxilios no será la de sobreproteger a la persona afectada sino de conectarlo con todo aquello que pueda favorecerlo.

El establecimiento de un vínculo terapéutico. Una vez impuesta una figura de referencia de carne y hueso que acogiera la demanda en el momento de la urgencia, sería interesante la aparición con posterioridad de un dispositivo orientado a la escucha donde poder transitar lo ocurrido.

El desorden del trauma que se escucha no implica que el psicólogo pueda cambiar algo de eso. El psicólogo, solo está ahí, incluso designado por su impotencia. No representa una figura que de una solución a la crisis acontecida. Más bien el trabajo debe centrarse en como el paciente pueda encontrar la manera de responder a ese desorden, y el cual los desplazó como sujeto. Lo importante no es tranquilizar, ni prometer, ni recurrir a la confianza, sino apuntar a lo que se puede movilizar a partir de aquello que los sostiene.

 

Eva Ventura Pinkasz

Artículo publicado en el Diario Información 11/05/2019

No Comments

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: