Enter your keyword

Negación y rechazo; algunas de las manifestaciones emocionales frente a nuestra realidad, hoy

Negación y rechazo; algunas de las manifestaciones emocionales frente a nuestra realidad, hoy

Miraba recientemente un video que apareció en el periódico días atrás, en donde un hombre se negaba a usar mascarilla en un trasporte público a pesar de la insistencia de los guardias de seguridad.

Verdaderamente ésta y otras actitudes frente a esta pandemia que estamos atravesando ya no es algo que llama la atención; estos hechos y otros, como fiestas privadas de 200 personas, botellones, actitudes negligentes, rechazo al personal sanitario, etc, han sido pan de cada día a pesar de las advertencias, a pesar de las muertes.

Es cierto que ese refrán “Hecha la ley, hecha la trampa” tiene una veracidad incuestionable; sabemos que la ley entre otras cosas fundamentales, está para trasgredirla; una norma además de cumplirla tiene su reverso, una vez impuesta subyace la idea de como hacer para sortearla; sino preguntemos a los adolescentes que todo límite necesario conlleva para ellos, un cuestionamiento de la autoridad al punto de transgredirlo.

Entendamos que para el joven, es un momento de pasaje necesario, pero inevitablemente nos interroga al mundo adulto, supuestamente responsable frente al acto de cada uno, y en una situación tan especial como es ésta.

Podríamos pensar varias cuestiones respecto a modos de repuesta a la situación de la pandemia. In creencia, negación, omnipotencia,  prepotencia, también un acto como respuesta política, incluso ignorancia y/o rechazo a lo que viene supuestamente impuesto.

Me detendré en dos de estas manifestaciones; la negación por un lado y por el otro, el rechazo.                   

En términos generales podríamos decir que la negación sería un mecanismo de defensa que consiste en negar la realidad, generalmente muy dolorosa para la persona y entonces para poder sobrellevarla, si se puede decir así, funciona como si no existiese; es decir, se niega algún saber respecto de la misma.

Hay que decir que la negación es un mecanismo complejo y fundamental del psiquismo humano. Freud nos enseñó, que para que este mecanismo funcione, al origen de la construcción del aparato psíquico es necesario primero una “afirmación primordial “; en el sentido que para que algo sea negado tuvo que haber inicialmente existido en nuestra psique y este momento inaugural, primario  sienta precedente a lo que será  la maquinaria de nuestro pensamiento.

Así la negación a veces nos ayudará a soportar aquello que para nuestra conciencia podría ser insoportable, tal vez, una realidad más vivible para el sujeto.

Si la pandemia y la “forma de vida “ que impone, produce demasiada angustia, a veces actuamos como si no existiera, una manera de sobrellevar la presencia abrumadora de esa angustia. Pero otras veces, la idea de que a uno,” eso no le va a ocurrir”, nos ubica del lado de cierta omnipotencia imaginaria que sería también otra forma de negación.

Lo vemos claramente en los jóvenes que frente al virus, muchos actúan como si no existiera, no queriendo saber, olvidando que también en ellos puede producir estragos como posiblemente en  sus seres más queridos.

Vayamos al mecanismo de rechazo; éste opera con mayor contundencia; no se encuentra al nivel de negar lo sabido. Opera con otra preponderancia, otra fuerza; porque en la constitución del psiquismo, no se ha producido ese momento inaugural de aceptación simbólica y con lo cual esa afirmación primordial que antes señalaba, no ha existido; entonces el sujeto funciona como  si eso nunca ha tenido lugar.

Así escuchamos situaciones donde se habita una realidad paralela, donde el virus en este caso, no existe, o se reduce a una minucia de unos muchos enloquecidos y aunque la evidencia está más que presente, da igual, su idea es de una contundencia absoluta, sin posibilidad de dialéctica.

Quizás esto nos explica de alguna manera, más allá de toda perspectiva política, más allá de las ideologías, la actitud y la posición de muchas personas, incluyendo la de algunos políticos del mundo entero.

Siempre es mejor saber, porque si hay algo que nos ha enseñado Freud, es que lo negado o rechazado siempre retorna y cuanto más es el nivel de repudio, su regreso es con mayor virulencia y por tanto, eso no lo vamos a negar, sus efectos serán más mortíferos para todos.

 

Ruth Pinkasz (rdpinkasz@gmail.com)

 

Artículo publicado en el Diario Información el 10 de Octubre de 2020

No Comments

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: