Enter your keyword

A modo de sesión: Detenerse en la adolescencia.

A modo de sesión: Detenerse en la adolescencia.

Sigmund Freud en un Symposium de 1910, recuerda a sus oyentes: “Las escuelas nunca deben olvidar que trata con individuos todavía inmaduros, a los cuales no se puede negar el derecho a detenerse en determinadas fases evolutivas, por ingratas que estas sean”.

Lo ingrato es la palabra “detenerse” en la época actual, en la época del fast food, del “Just do it”, en la época en el que el “detenerse” en muchos casos puede significar ser diagnosticado de determinados trastornos.

Freud lo remarcaba en aquella época y hoy hace eco esencialmente en la etapa de la adolescencia. Etapa que puede estar señalada por bloqueos cognitivos, inhibiciones afectivas y sociales, adolescentes “detenidos, parados”. Entonces es fácil encontrarse con adolescentes llenos de actividades sin tiempo para “nada”, padres preocupados por la socializabilización de su hijo que no sale de su habitación, o bien fracasos escolares estrepitosos ( no suspenden algunas asignaturas, las suspenden todas).

El tiempo que precisa el adolescente para salir de sus detenciones no es el cronológico, sino es un tiempo lógico. Es decir el tiempo fructífero al que se tiene derecho cuando se está en la búsqueda subjetiva de la mejor salida para el futuro que cada adolescente va intuyendo para sí. ¿Tiene el duelo un tiempo cronológico? Es el tiempo lógico de cada sujeto en singular que determina quién era él para el otro de la pérdida. ¿ Acaso no es la adolescencia un duelo entre la vida infantil y la adulta? ¿ No implica la adolescencia algo del orden de la pérdida del Otro: es decir la buena separación con los padres?.

Acompañar a alguien que se encuentra en duelo, en la búsqueda subjetiva de quien intuye que desea ser, requiere determinados desafíos tanto a nivel familiar como social ( ya en 1910 Sigmund Freud se dirigía a las escuelas).

A nivel familiar, el adolescente en ese momento de detención, tiene la posibilidad de generar una serie de invenciones, creaciones, un invento propio que abre un tiempo de elaboración de un nuevo personaje, un nuevo semblante. Una distancia óptima con los otros adultos ( traducido por los adolescentes con  “me agobian”) favorecerá la invención y el “si” parental a esa invención tan particular fortalecerá el camino hacia la salida. En muchas ocasiones los deseo de los adultos obturan la posibilidad de invención del joven: “Haz esto…”, “”estudia tal cosa…” dando pocas oportunidades a la ficción del adolescente.

A nivel social, tenemos el instituto o la institución escolar. Recientemente participaba de un encuentro de ”Psicoanálisis y Educación” en nuestra ciudad, donde me ha impresionado gratamente la reflexión de un responsable de Educación de Alicante. Creo que no provenía de ninguna disciplina de psicología, era educador pero con una mirada interesante sobre el fracaso escolar en la etapa de la ESO, el cual es casi de un 50% ( comienzan 6 cursos en 1ª de la Eso y terminan 3 cursos). Apuntaba esencialmente a la necesidad de generar en las “aulas” ( creo que está allí el verdadero origen del cambio) un espacio para la palabra. Me pareció formidable que alguien de educación pusiera en juego la necesidad de un “alojamiento” subjetivo para los adolescentes. Es decir más allá de los contenidos, de lo cognitivo y de lo educacional de la institución hay una función esencial de alojamiento para los jóvenes, un lugar para poner a prueba también la invención y creación, un sitio que ofrezca un “sí” para luego acompañarse también de un “no”, brindando la oportunidad de la palabra y concibiendo el tiempo de detención como un tiempo lógico y sano propio de las vicisitudes de cada adolescente.

Entonces, ¿estamos dispuestos los adultos: padres, educadores, psicólogos, a respetar este derecho a detenerse de los adolescentes de hoy? o ¿ qué implica esa detención para nosotros? ¿ de qué se ha tratado nuestra propia adolescencia?. Lo dejamos aquí por hoy.

 

Carolina Salinas

Artículo publicado en el Diario Información 30/06/2018

No Comments

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: