Enter your keyword

Las palabras que nunca te dije: lo que no viste de la isla de las tentaciones.

Las palabras que nunca te dije: lo que no viste de la isla de las tentaciones.

mposible no ponernos al día con las últimas novedades televisivas. La isla de las tentaciones es el último reality show que tiene atrapado a toda España. Tras estos meses de letargo, parece que la parrilla televisiva nos propone todo aquello que nos ha faltado este verano: vacaciones en una isla paradisiaca del caribe, hombres y mujeres bellos, fiestas y por supuesto sexo.

La trama es sencilla, cinco parejas en crisis ponen rumbo a la isla de las tentaciones. Allí se separarán con el fin de poner a prueba su amor. Los varones de la relación convivirán en una villa con jóvenes solteras donde pasarán unas vacaciones idílicas. Ellas por lo contrario, vivirán con un grupo de solteros que las pondrán a prueba diariamente.

Como bien sabemos el amor siempre trae cola, el entramado entre parejas nos aporta aquello a lo que nos identificamos con el otro: los entendemos, nos comparamos, juzgamos e incluso nos hemos visto atrapados en el mismo tipo de relación.

Y bien, las identificaciones son necesarias para la constitución del sujeto. Los vínculos primarios o la falta de estos, dará lugar a la personalidad individual de cada uno de nosotros. Tal vez, el vernos a nosotros mismos al otro lado de la pantalla es aquello a lo que estamos tan enganchados.

Las redes sociales se han volcado de manera incondicional con una de las parejas. Melyssa y Tom, con escasos 8 meses de relación, se adentraron en la isla de las tentaciones para demostrarse a ellos mismos cuanto se amaban. Parece ser que la jugada salió bastante mal, ante una relación marcada por las infidelidades y los continuos celos. Él se refugió en los brazos de una de las tentadoras, mientras toda España veía como ella lloraba desconsolada en su villa.

Este punto es interesante, puesto que hubo un revuelo social marcado por el “terrible” comportamiento que había tenido él con ella. Pero nadie se preguntó por qué, por lo contrario ella aceptaba una relación en la que su pareja le hacia sufrir de tal manera. Es un juego sintomático, donde la repetición entra en juego una y otra vez: Melyssa acepta una relación donde el dolor se repite de manera continuada. Ella queda anclada ante esto sin poder desligarse.

Efectivamente las relaciones amorosas son vaivenes, pero el juego de la repetición entrará en muchas de ellas. Esta es la gran trampa, existe un tupido velo y una línea discontinua entre la satisfacción de aquello que nos hace mal. Repetir da lugar a un placer ignorado. Por ejemplo, para Melyssa la insistencia de ser amada por Tom tal vez le hacía sentirse única ante otras mujeres. Por supuesto la repetición tendrá un carácter inconsciente, siendo necesario un profesional que pueda localizarlo para hacerlo consciente y así desactivarlo.

En uno de las últimos emisiones, la dirección del programa les entregaba una carta a cada miembro de la pareja. Cada uno recibía la carta de su cónyuge que había sido escrita antes del comienzo del programa. La carta tenía como titulo “las palabras que nunca te dije”. Paradójicamente escribir sobre aquello que nunca te dije, tiene que ver con hurgar en lo más inconsciente de nosotros mismos. En el por qué  de la elección de esa pareja, el amor queda por tanto sobrevalorado puesto que la elección estará vinculado a lo más sintomático de cada uno de nosotros.

 

Eva Ventura Pinkasz (evaventur91@gmail.com)

 

Artículo publicado en el Diario información el 25 de Octubre de 2020.

No Comments

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: